Lo bueno de ser Trendy

Aterrador mensaje de niño de 11 años que se quita la vida

Una desgarradora historia de un crimen atroz a llegado a la red. Un niño de tan solo 11 años se suicidó al no soportar el terrible acoso escolar que había tenido que sufrió en el colegio. Este fue el único camino que diego vio para terminar con el tortuoso sufrimiento.

El acoso escolar, aunque algunos piensen que es inofensivo para otros puede ser la tortura más atroz que atenta con la dignidad y el autoestima de un niño en la etapa de desarrollo. El colegio no solo es para aprender sino para formar el carácter y desarrollo integral de cada persona y es un momento de vulnerabilidad en el  que otros que se creen más piensan  tener el derecho de pasar por encima de ellos y humillarlos,lo que los hace sentir con mayor poder o en algunos casos popularidad.
El grave problema en estos casos en no tener en cuenta las señales o no actuar a tiempo, para evitar un trágico final como el de Diego. el pequeño ya había mostrado desinterés y rechazo por ir a la escuela. A pesar de que era un buen estudiante y parecía un niño feliz que quería a su familia y disfrutaba con sus amigos, de repente todo empezó a cambiar.
En un principio inventaba excusas para no asistir a clase, como malestar y enfermedades, un día llegó afónico y los médicos explicaron que fue a causa de un impacto, Pero diego no quiso dar detalles de lo ocurrido.
Y un dia su madre escuchó un golpe y después encontró la carta.

“Papá, Mamá.

Estos 11 años que llevo con vosotros han sido muy buenos y nunca los olvidaré, como nunca os olvidaré a vosotros.

Papá, tú me has enseñado a ser buena persona y a cumplir las promesas, además, has jugado muchísimo conmigo.

Mamá, tú me has cuidado muchísimo y me has llevado a muchos sitios. Los dos sois increíbles, pero juntos sois los mejores padres del mundo.

Tata, tú has aguantado muchas cosas por mí y por papá, te estoy muy agradecido y te quiero mucho.

Abuelo, tú siempre has sido muy generoso conmigo y te has preocupado por mí. Te quiero mucho. Lolo, tú me has ayudado mucho con mis deberes y me has tratado bien. Te deseo suerte para que puedas ver a Eli.

Os digo esto porque ya no aguanto ir al colegio y no hay otra manera para no ir. Por favor, espero que algún día podáis odiarme un poquito menos. Os pido que no os separéis papá y mamá, sólo viéndolos juntos y felices yo seré feliz. Os echaré de menos y espero que un día podamos volver a vernos en el cielo.

Bueno, me despido para siempre.

Firmado Diego.

Ah, una cosa, espero que encuentres trabajo muy pronto Tata.

Diego González.”

Los padres de Diego han emprendido la búsqueda de la justicia para que este caso no quede impune y los responsables paguen por el delito. Se pudo demostrar que los profesores tenían conocimiento del caso y no habían hecho nada al respecto.